Marcas Sostenibles ¿Cómo saber si lo son?

¿Sabes si las marcas a las que compras son sostenibles?

Esta es una pregunta que podría parecer fácil de responder, pero la verdad es que a

veces no es tan sencilla.


La sostenibilidad no se reduce sólo a que en el champú que compras ponga “bio” o a que

nuestra ropa esté hecha de algodón ecológico, ya que podría ser que estuvieras

comprando una camiseta de algodón certificado ecológico (que sería un buen comienzo),

pero que ésta hubiese sido producida en serie en un país lejano. Si fuese así, hasta que

esa camiseta llegase a tu casa, habría pasado por diferentes procesos y fases que

habrían dejado una gran huella ambiental.


Desde la contaminación derivada de la fábrica que hubiera sido producida o el gasto de

combustible y la contaminación procedente del avión en la que te la hubieran enviado.

Pero es que además quizás las personas que estuvieran trabajando en hacer esta

hipotética camiseta de algodón ecológico no habrían recibido un sueldo digno.

De esta manera, aunque en principio nuestra compra pudiera parecer sostenible,

deberíamos habernos fijado en el proceso en su conjunto para sacar una conclusión y no

ser arrastradas por el “green marketing”.


Así que, ¿de qué estoy hablando cuando digo sostenibilidad?¿Y qué tiene que tener una

marca para ser sostenible?

Habréis podido intuir que cuando hablo de sostenibilidad no me refiero únicamente a la

huella ambiental: hablo de procesos que también tienen que ver con la justicia social y

económica.


Cuando hablo de sostenibilidad o marcas sostenibles, estoy pensando en procesos de

producción a baja escala, en “slow fashion”, en marcas que no explotan a sus

trabajadores o que no tienen proveedores que sí lo hacen. Me refiero a procesos

conscientes en los que la persona creadora sabe de dónde vienen los materiales que

utiliza y que además intenta que esos materiales sean locales y no sean contaminantes o

puedan ser reciclables.




Contestando de nuevo a la pregunta que encabeza este artículo, y ya sabiendo a qué nos

referimos con sostenibilidad, os diría que, por ejemplo, si compras a cualquiera de las

marcas de looks emprendedores, te estarás asegurando de que, por lo menos, cualquiera

de ellas es más sostenible que la opción de una gran empresa que fomenta la producción

y el consumo en cadena y rápido.

Y quizá te preguntes: ¿y por qué?


Pues amigue, es tan sencillo como que las marcas que participamos en esta comunidad

somos una opción de producción y consumo que presenta una alternativa sensata a las

dinámicas de “usar y tirar” de hoy en día.

Quizá en mi marca (@lazaera) lo podéis ver más claro, ya que tengo una línea de

productos que nos ayudan a reducir de manera cotidiana nuestros residuos. Pero no sólo

tener productos que ayuden a reducir nuestra huella medioambiental, la reducen. Ya que

solo por el hecho de estar comprando a une artesane o a una marca que sea

#madeinspain estás favoreciendo que tu compra sea sostenible.


Al estar comprando un producto artesano, estás asegurándote de que la producción de

ese artículo es mucho menos contaminante que si ese mismo artículo se hiciera en una

fábrica de producción masiva. Y esto sin hablar de la “magia” que tienen los artículos

creados desde cero por una persona que dedica su tiempo en darles vida. Pero es que si

ese artesane o marca está cerca de ti, estás haciendo una compra todavía más

sostenible, ya que estás favoreciendo el mercado de km 0 (ese artículo no necesitará ser

transportado) y, por lo tanto, estarás ahorrando C02 y combustible a nuestro apreciado

planeta. Y por si fuera poco, además estarás dando vida a la economía local de tu barrio,

ciudad o país.





Hoy en día (y cada vez más) hay muchas opciones de marcas y productos sostenibles.

Solo falta cambiar nuestros hábitos de consumo y apostar y apoyar a esas marcas. Quizá

nos cuesta un poco al principio, ya que desde que hemos nacido nos han enseñado que

las cosas valen muy poco y que las puedes tener tan rápido como quieras. Y debido a

este pensamiento, hemos despersonalizado los productos y nos hemos desentendido de

conocer los procesos que conlleva realizarlos.


A mi parecer, por el bien del planeta y las personas y animales que lo habitamos, tenemos

que hacer que entre todes vuelva la magia, volver a interesarnos y visibilizar los procesos

que hay detrás de cada producto que compramos.


Porque ver el proceso cambia la perspectiva y da valor al trabajo de todes les artesanes y

creadores que intentamos hacer que nuestra marca sea lo más sostenible posible.


Mar - La Zaera

192 vistas4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo